La psicoterapia con  hipnosis puede ser una herramienta útil para tratar el dolor y otras perturbaciones.

La hipnosis, una técnica muy antigua, ha dado resultados positivos en el control del dolor y en otro tipo de trastornos, tal como lo certifican todos los que la han utilizado.

En medicina el dolor se describe como una sensación desagradable provocada por la estimulación perjudicial de las terminaciones nerviosas sensitivas. Es un síntoma fundamental de la inflamación y resulta muy valioso para el diagnóstico de muchos trastornos.

El dolor puede ser de tres tipos: agudo, crónico y psíquico. El agudo intenso e inmediato lo sufre una persona por una lesión,  por ejemplo al quemarse o por un traumatismo. El crónico es debido a ciertos procesos o lesiones de larga duración. Ejemplos: la migraña, la neuralgia del trigémino, el dolor oncológico, etc. En cuanto al dolor de origen psíquico puede ser debido a una pérdida de alguien importante para el paciente o a un estrés postraumático entre otros. La investigación y la experiencia clínica permiten hoy asegurar que tanto el dolor físico como el psíquico, son tan real el uno como el otro y que afecta de manera importante a la persona que lo sufre.

También la hipnosis ha sido utilizada y ha demostrado su eficacia en: ansiedad, depresión, estrés, fobias, deshabituación tabáquica, tratamiento de duelo y pérdidas, asma, síndrome del colon irritable, estrés postraumático, dismenorrea, trastornos sexuales, dolor agudo y crónico, quemaduras, etc…

Según relatan diversos autores y publican diversas revistas, la hipnosis comprende un enorme campo de fenómenos que, aunque generalmente suponen una alteración de la conciencia, también pueden comprender otros procesos que participan de la conciencia normal.

La hipnosis es una técnica dentro de una terapia y necesita de una escuela o corriente psicológica que le de soporte.

La hipnosis Ericksoniana  está basada en los diferentes estados de relajación más o menos profundos y en la participación activa del paciente, el terapeuta guía el inconsciente del paciente para permitirle encontrar solución a sus problemas.