Hay que regular el horario de descanso si se sabe que al día siguiente hay que levantarse temprano, de esta manera, el levantarse no causará tanta flojera. Es conveniente tener una rutina para acostarse a un horario adecuado, por ejemplo:

  1. Colocar el despertador media hora antes para que el cuerpo se vaya acostumbrando. Esto ayudará en las primeras semanas para marcar una práctica y que luego no sea tan difícil poder despertarse a tiempo.
  2. Procurar relajarse la noche anterior para descansar adecuadamente. Un baño con agua tibiaayuda a liberar tensiones. Es beneficioso hallar  un momento tranquilo antes de acostarse.
  3. Evitar las bebidas que estimulan más de la cuenta como los refrescos con cafeína o el café y algunos tés.
  4. Dejar pasar un tiempo moderado entre la cena y el irse a dormir.

Para algunas personas muchas de las dificultades que les  impiden el despertarse temprano,  es la falta de calidad del sueño durante la noche   y aunque se levanten al mediodía siguen sintiéndose cansados. El sueño tiene que ser reparador y si se está padeciendo de insomnio hay que consultar con un especialista.

Ventajas de levantarse temprano

El día rinde mucho más.

  1. 1Hay más tiempo para ocuparse de las actividades acostumbradas y más tiempo para el descanso
  2. El organismo se llena de energía y la mente se oxigena
  3. Tener el tiempo necesario para disfrutar de un buen desayuno
  4. Posibilidad de organizar las tareas con calma y sin olvidar lo verdaderamente importante que haya que hacer.
  5. Se obtiene mayor actividad y el rendimiento es claramente superior
  6. Disponer de tiempo para uno mismo mientras el resto de la familia duerme

Revisa tus hábitos con regularidad, lo que ayer te servía, quizás hoy sea una carga. Pregúntate qué beneficios quieres conseguir.