1• Evitar “encerrarse” en sí mismo: Encontramos mejores soluciones cuando buscamos el apoyo y el consejo de aquellas personas que gozan de nuestra confianza (los padres, un buen amigo, algún director espiritual, un profesor, etc.) porque sabemos de antemano que su opinión estará siempre de acuerdo a la razón, la verdad y la justicia.

2• Concentrarse en una labor o actividad: Parece contradictorio pensar en mantener la atención rodeados de tanta tensión y preocupación, pero es posible salir de este estado encaminando nuestros esfuerzos a realizar nuestras labores con la mayor perfección posible. Lo que necesitamos es liberar nuestra mente, salir del círculo vicioso y estar en condiciones de saber analizar las cosas con calma. No existe mejor distracción que el propio trabajo y la actividad productiva.

3• Gozar de la alegría ajena: Normalmente las personas que nos rodean se dan cuenta de nuestro estado de ánimo. ¿Por qué volvernos chocantes y agresivos? Los hijos, el cónyuge, los compañeros de trabajo no tienen la culpa, tampoco son insensibles a nuestro sentir, simplemente intentan hacernos pasar por un momento agradable, no debemos resignarnos, ni rechazar estas pequeñas luces que iluminan nuestro día. Escuchar las anécdotas, sonreír, ayudar a los demás.

4• Cuidarnos físicamente: Parece elemental y obvia esta observación, pero hay personas que se sienten afectadas de tal modo que dejan de comer y dormir por sus preocupaciones. Todos sabemos que las personas se vuelven más irritables ante la falta de alimento y descanso, por lo tanto, este descuido desgasta nuestra capacidad de análisis y decisión.

Seguramente todos hemos tenido la experiencia de “distraernos del problema” sin darnos cuenta; cuando volvemos a ser conscientes del mismo, no sentimos liberados de la ansiedad y el pesimismo, es entonces cuando podemos pensar y decidir.

La calma hace a la persona más dueña de sus emociones, adquiriendo fortaleza no sólo para dominarse, sino para soportar y afrontar la adversidad sin afectar el trato y las relaciones con sus semejantes.