Supervivencia.

La naturaleza ha desarrollado nuestras emociones a través de muchos años de evolución para servirnos como un fino sistema esencial de guía. Las emociones nos alertan cuando una necesidad humana natural no se está satisfaciendo. Por ejemplo: cuando sentimos soledad, nuestra necesidad de conexión con otras personas no se está estableciendo. Cuando tenemos miedo, nuestra necesidad de seguridad no se está cubriendo. Cuando nos sentimos rechazados, nuestra necesidad de aceptación no se está consolidando.

Toma de decisiones

Nuestras emociones son una fuente valiosa de información. Algunas investigaciones muestran que cuando las conexiones emocionales del cerebro de una persona están dañadas no puede hacer decisiones simples. ¿Por qué? Porque no sabe cómo se sentirá con sus decisiones.

Establecimiento de límites

Cuando nos sentimos incómodos con el comportamiento  de alguna persona, nuestras emociones nos avisan. Si aprendemos a confiar en nuestras emociones y a sentir seguridad al expresarlas  podemos hacer saber a esa persona que nos sentimos incómodos tan pronto como nos demos cuenta del sentimiento. Esto nos ayudará a establecer límites que son necesarios para proteger nuestra salud física y mental.

Comunicación

Nuestras emociones nos ayudan a comunicarnos con los demás. Nuestras expresiones faciales por ejemplo, pueden cubrir una gran variedad de emociones. Si nos vemos tristes o heridos, estamos enviando señales a los demás de que solicitamos ayuda.  Si tenemos habilidad para hablar, podremos manifestar mejor nuestras necesidades emocionales y por tanto la oportunidad de satisfacerlas. Si somos buenos escuchando los problemas emocionales de otros,  los ayudamos a sentirse comprendidos, importantes y dignos de cuidado.

Unidad

Las emociones son quizá la gran fuente potencial de unidad de todos los miembros de la humanidad. Claramente nuestras creencias religiosas,  políticas y culturales nos separan. De manera gradual, de hecho, somos lamentable e inevitablemente divididos. Las emociones, por otro lado, son universales, de modo que se considera justo decir que en general: Las creencias nos dividen. Las emociones nos unen.

Espero que la información sea de utilidad, nos leemos en la próxima, hasta pronto, sé feliz hoy.