TU EXISTES POR TI MISMO, NO SON LOS DEMÁS LOS QUE TE CREAN

Tu vida es independiente de los demás. Cuanto más crees tú naturaleza en función de los demás, más te alejarás de la felicidad. La felicidad depende del estado de tu mente, no de lo que los demás piensen sobre ti. La felicidad depende de lo que escojas en cada instante de tu vida. Incluso esas pequeñas decisiones que parece que no tienen importancia, marcan lo que ocurrirá en el presente y en el futuro.

Si dejas que los demás creen tu mundo, quizás los demás alcancen sus objetivos, pero tú te alejarás cada vez más de los tuyos. Vives en el mundo que creas cada día. Es tu mundo, es tu vida, nada ni nadie tiene derecho a intervenir en tu vida. No tienes que dedicarte todo el tiempo al bienestar de los demás. Tú no puedes hacer feliz a los demás, porque la felicidad depende de cada uno.

Nadie es capaz de hacerte feliz. La felicidad está en tu mente, en cómo te vives a ti mismo y al mundo. Siempre puedes crear una forma de vivir que sea más de tu agrado. No importa que te tropieces, si estás atento a esa tropezón. Haz lo que quieres hacer. Sé lo que quieres ser. Te deseo toda la felicidad que te mereces y hasta la próxima!