¿Crees posible sentir la misma atracción por más de una persona?

¿Qué hacer si esto ocurre y de qué modo salvarse sin ser lastimad@ y sin dañar a nadie?

Algunas explicaciones que pueden ayudar a aclarar esta cuestión:

En determinadas ocasiones es posible sentirse confundid@ y pensar que se está enamorad@ de dos personas a la vez. Sin embargo, hay quienes opinan que esto no es posible. El sentir amor tiene que ver con experimentar una sensación de plenitud que va más allá del otro. Es muy frecuente proyectar expectativas y emociones en otras personas; repartirlas aquí y allá para ver dónde se consiguen los mejores resultados. Lo primero que hay que tener en cuenta es determinar qué se pretende y que se busca con una relación de pareja. Tener esto en claro es esencial para evitar confusiones posteriores.

Una persona que desea formar una familia no dividirá sus sentimientos en más de una relación. Lo segundo que hay que tener en mente, si aparece otra persona en la vida afectiva, es poder aclarar qué emoción es la que se está alterando, ya que no es lo mismo atracción sexual, simpatía o amor. Una vez aclarado esto, que a veces puede ser lo más complejo de entender,  la decisión será mucho más fácil de llevar a cabo.

¿Qué hacer cuando te gustan dos personas a la vez?

Si se está atravesando una situación de este estilo, hay que ser muy cuidados@ y no tomar decisiones aceleradas.

Es peligroso dejarse llevar por los impulsos, (aunque siempre es la primera reacción),  lo más adecuado es salvaguardarse y salvaguardar a las otras personas involucradas. La reflexión contribuirá a salir lo mejor posible de este conflicto y de ser necesario buscar la ayuda de un experto profesional. Es muy positivo y recomendable tomarse un tiempo  hasta aclarar los sentimientos,  ya que las decisiones importantes deben fundamentarse en una base específica y concreta.

Si otra persona ha aparecido en la vida cuando ya se tiene una pareja, lo mejor es preguntarse por qué motivo ha surgido esta persona inesperadamente y distinguir qué sentimientos se generan. Si la relación de pareja está atravesando por una situación difícil, es frecuente que se enfoque la mirada y la atención en otras personas. Hay que tener mucha voluntad para poder mantener la prudencia y saber si se desea superar la crisis actual de pareja; si no es así, abrirse a otras posibilidades que se presenten, una vez terminada la relación anterior. Manipular las emociones ajenas no es sano, los engaños e infidelidades nos pueden producir más confusión. Lo mejor es atacar el problema desde la raíz y desde su origen y enfrentar la situación con la mayor claridad posible para no lastimar a otras personas. Con mis mejores deseos de salud física y emocional para disfrutar en el aquí y el ahora, pásala muy bien, hasta la próxima…